International Yoga Teachers Association

Si aprendemos a aceptarnos llegaremos a la edad adulta con una buena autoestima, desembocando todo ello en una buena relación afectiva con la sociedad. La afectividad bien consolidada requiere de una buena comunicación, en la que ambas partes deben estar implicadas, así como el contacto visual y corporal. Es difícil desarrollar una buena relación con otra persona, si ninguna o alguna de estas características no se practican.

Llevado esto al terreno profesional muchos son los casos en lo que en las empresas no hay un buen ambiente laboral debido a conflictos difíciles de resolver entre compañeros.

¿Pero quién tiene la culpa de que esto suceda?

Llegados a este punto, no es importante quién si no cómo se puede solucionar que entre dos personas que comparten muchas horas del día juntos, que tienen el mismo interés en que personalmente les vaya bien y que están destinados a entenderse, porque así quizás lo requiera su puesto de trabajo, no lo consiguen.

Siempre hay una opinión que no comparten, una acción que molesta al otro, creando una tensión que lejos de desaparecer se va alimentando cada día.

Saber identificar las emociones y los sentimientos nos ayuda a canalizarlos para poderlos cambiar, son habilidades que deben desarrollarse y que si no lo aprendimos de niños, en la edad adulta hemos de hacer algo para remediarlo.

 

Yo desde estas líneas propongo utilizar el yoga como herramienta eficaz para poder ayudar a personas que buscan sentirse bien con ellos mismos y con los demás, ayudando a construir una sociedad al menos más humana.

 

“Sólo cuando están integrados el corazón y la mente en cada acción puede haber inteligencia y transformación interna”. Krishnamurti

 

“Sólo se puede lograr la paz a través de la transformación del individuo, es un proceso difícil, pero es la única vía. La paz debe ser desarrollada en primer lugar dentro del individuo. Es más, me asiste el convencimiento de que el amor, la compasión y la generosidad son los fundamentos básicos para la paz.” Dalai Lama

 

Existen diferentes técnicas para trabajar en el ámbito de la empresa, sin necesidad de estar estirados en el suelo, ni vestir chándal, simplemente se requiere de una habitación o sala despacho, silla, descalzarse y el firme propósito de desaprender! Esta es la clave. Desaprender de acciones que nos estresan, que nos afligen, que nos asustan y que nos dificultan una buena relación con los demás.

Las técnicas nos ayudarán a que cada persona logre un buen grado de aceptación consigo mismo primero, y después hacia los demás, nos llevarán a cultivar el optimismo, tan necesario en los tiempos que vivimos y a crear este hábito de pensamiento positivo, ayudando a fortalecer el entorno laboral con una actitud más comunicativa, integradora y amable, que sin duda alguna redundará en una mayor calidad en el trabajo desempeñado.

El yoga nos enseña a respetarnos y a respetar las diferencias entre personas.

 

“El respeto es la capacidad de ver a una persona tal como es y de aceptar su carácter de individualidad” Erich Fromm

 

La duración de las sesiones no llevarán más de 30 minutos y cualquier persona, da igual su condición física, las podrá realizar, porque el instructor de yoga las puede adaptar a la condición de cada participante.

La práctica de esta técnicas redundará en una mejora postural, aliviará tensiones físicas, otorgará mayor lucidez y claridad mental, ayudará a resolver conflictos creando un mejor ambiente laboral.

Son muchas empresas, que tienen muy en cuenta estos programas de bienestar para sus empleados, porque son conscientes de que a sus trabajadores se les exige mucho y están sometidos a mucha presión diaria.

El yoga y los beneficios en la empresa son muy diversos, ya que sin duda esta disciplina actúa como un magnífico método de prevención, estableciendo una relación directa entre productividad y relajación.

Las sesiones de yoga se pueden estructurar acorde a las necesidades de los ejecutivos, familiarizándolos con valiosas técnicas de respiración, de relajación y meditación que les beneficiarán en el mismo instante que lleven a cabo su práctica.

Buscar el equilibrio es la clave, para que el día a día merezca la pena vivirlo y trabajarlo.

¡El yoga es un buen aliado!

 

Julio 2016

 

Olga Barroso

Subdirectora Comité Pedagógico

I.Y.T.A. España

C/ Rocafort, 242 bis, 1ª planta D-14 - Ed. Ciemen - 08029 Barcelona  - Teléfono: +34 932 370 208

I.Y.T.A.

International Yoga Teachers Association

SOBRE NOSOTROS

AVISO LEGAL

YOGA, SÍ = YO, GANO, por Olga Barroso

 

“Educar significa que todo aquello oculto en el individuo debe ser sacado a la luz”. Osho

 

Desde bien pequeños deberíamos aprender a querernos, a tener confianza en nosotros mismos, a tomar conciencia de quienes somos y de por qué estamos aquí, desde la familia y la escuela nos tendrían que enseñar a tomar conciencia de las emociones, sin juzgarlas ni valorarlas. El auto-conocimiento ayuda a conocer al otro. El auto-respeto lleva al respeto hacia los demás.